Analida Rosa Medina Domínguez

24 de Marzo de 1947

-

13 de Diciembre de 2020

No temas porque yo estoy contigo

"No temas, pues yo estoy contigo; no mires con desconfianza, pues yo soy tu Dios; yo te he dado fuerzas, he sido tu auxilio, y con mi diestra victoriosa te he sostenido."

Isaías, 41:10

Honras fúnebres

  • Fecha:
    16 de Diciembre de 2020
  • Lugar:
    Parroquia Cristo Luz del Mundo, Pan de Azúcar - San Miguelito

Paz a su alma

Naciste en Bajo Corral de las Las Tablas el 24 de marzo de 1947, hija de José Del Carmen Medina y Marciana Domínguez, 8va de 10 hermanos: Digna, Abercio, Sergio, Audina, Agustina, Carmen, Berta, Raquilda y Gilma.

Tía Ana, como te decían tus sobrinos, eras muy querida por todos ellos, de los cuales hay muchas anécdotas y muestras de cariño.
Desde pequeños nos llevaste a conocer tu hermoso pueblo y nos enamoramos de ese lugar que te vió nacer hace 73 años, lo amamos con el mismo cariño que tu lo hiciste.

Siempre que nos presentábamos el comentario era: “Analida la de Carmen, mujer hermosa y alegre, muy buena gente”, eso era lo que te distinguía, tú especial don de gente que heredaste de tus abuelos y padres.

Fuiste Reina de algunas fiestas y abanderada muchas veces, y cómo no? Con esa Belleza típica de la mujer Tableña, cantabas Tamborito con una hermosa voz lo que alegraba toda fiesta a la cual asistías.

Nuestros amigos de escuela y colegio a través de los años te estiman como a una tía, no hay uno sólo que no pregunte por ti cada vez que nos encontrábamos.

Nos has Dejado una huella imborrable en nuestras vidas Madre Querida, siempre con una sonrisa amable, un abrazo entrañable, el cariño más puro y sincero, nos educaste para ser nobles y no juzgar a nadie, algo que te distinguía, no te gustaba hablar mal de nadie algo que admiramos siempre de ti, nos enseñaste a rezar y respetar a nuestro prójimo.

Devota de Santa Librada, el Sagrado Corazón de Jesús y las fiestas de San Juan, del que nos contabas cómo te gustaba “chalanear” a caballo y esperar las bicheras que hacía nuestra abuela Mimi.

Mamita, fuiste una persona desinteresada, alegre en todos los sentidos, fuerte, siempre pendiente de que estuviéramos bien, si habías comido antes que tú, siempre pendiente de nuestra llegada del trabajo, preguntando cómo estábamos, siempre preocupada por
nosotros tus hijos; en cambio si te sentías mal nunca lo decías para no preocuparnos, teníamos que preguntarte, y a regañadientes nos decías que no, hay tantas cosas que me hubiera gustado decirte y no lo dije, ¡como te amo mami, perdón mami!

Te nos fuiste demasiado pronto, hasta lo último luchaste para mantenerte aquí y no dejarnos, pero no te preocupes por nosotros estaremos bien, te tendremos en nuestra mente y corazones, besos mami no te diré adiós sino un hasta luego.

Fue un placer, un privilegio todo un honor ser tus hijos, no sólo fuiste nuestra Madre sino nuestra mejor amiga y maestra. Te extrañaremos y Amaremos toda la vida.Eres nuestro más grande tesoro. Confiamos en que estas en presencia del Padre Celestial y dónde estás nos cuidarás porsiempre.

La familia Martéz Medina, conformada por tu esposo Pedro, tus hijos: Ana Massiel, José Javier y Juan Gabriel, les agradecemos a todos nuestros familiares sus muestras de apoyo, cariño y oraciones en todo este tiempo.

Te amaremos por siempre mami!